Iglesia Sauri

Santi Moix

Un aldea idílico situado en el fondo del valle de Àssua, en la orilla del barranco de Pamano, donde había veraneado la familia de Moix a finales de los 60. Hoy calcula que viven 12 personas.
En el altar, las esculturas religiosas conviven con una gran flor roja que recuerda el origen de la vida. Moix le ha llamado "la flor de Saurí". "Las paredes hablan del lugar donde está ubicada la iglesia. De la gente de aquí, de la naturaleza, de los animales, de la belleza. He intentado hacer una iglesia optimista, para que la gente se sienta a gusto, sin imponer nada ni adoctrinar. Espero que lo que pinté desaparezca y se convierta en una esencia que ensalce la gente ", dice el artista.

AnteriorLago de Gerber
SiguienteCongost de Mont Rebei